domingo, 28 de agosto de 2016

Día 13

video

Retorno

Día 12



Día 11


Me voy poco a poco, de tu lado, de su lado, de mi lado.
Es el vacío.

¿Dónde está aquí? ¿...allí? En mi vocabulario no había allá, ¿dónde están los recortes de fotos que guardaba? 
Preparo la maleta, todo anda manga por hombro y la lluvia, otra vez la lluvia y mis lágrimas inundando la casa y el viento y el ruido, el sonido brutal de tu voz intentando quebrar mi aliento. Y yo muerta, congelada, estatuada y mirándote, alienada. La boca se me seca de tanto apretarla, las semillas, el moho, los golpes, las paredes rotas y los muebles abarquillados y las lágrimas, ahora también tus lágrimas que me salpican y me abrasan con su ácido y me hieren. 

La bestia ya no me necesita y nadie responde la mis llamadas teléfonicas, estoy sola, estoy en el agua y en la sequía, en el silencio y en la impotencia, en las palabras mudas que me avergüenzan y ya no sé hablar, porque el monstruo ya no me interroga y yo solo he sabido responder cuando me preguntaban y él, está mudo detrás de la puerta y tú, ya no estás, ya no abres la puerta, ya no me hablas ni me dañas ni me escupes en la ducha con tus verbos inconexos. 
Yo trato de huir, pero cada vez que salgo de casa siempre recorro el mismo camino que me lleva de vuelta a la puerta y no importa si voy en bicicleta, siempre es lo mismo, aunque el recorrido sea más largo otra vez vuelvo a la casa, lo mismo el metro y el autobús y el tren eléctrico y el overground
Image result for madrastra de blancanieves
Día 10



Te pierdo, ahora ya es el pasado, pero ha pasado. Hoy he visto a tu esposa, estaba joven, como siempre y tú en el cuarto de baño. No tenía tiempo, por eso no te he esperado para saludarte, lo siento mucho querida, me hubiese gustado verte.

domingo, 24 de julio de 2016

Días sueltos

                                           Día 9


Me encuentras por la casa y me dejas orillada, olvidada, cambiada, como cromos, como el cromo preciado, el escaso, uno que cambias por otro que buscabas antes y que ahora tienes repetido, porque tuviste la suerte de encontrarlo, como a mí cuando me encuentras por la casa, en el pasíllo y entonces me cambias por mí misma en un afán de encontrar a otra que ya tenías y justificar así tu certeza.
Y yo a veces no llego a apreciarte, a celebrar contigo que me estabas buscando y que me has vuelto a encontrar. Y es que siempre estoy distraída y sorda.Y a veces sucede muy rápido, en el rincón de la bañera, en el cuartito de la caldera, en algún rincón, por ejemplo y es que nunca llego a tiempo.